Ejemplo de la soberbia de los Beatles


El primer trompetista de la orquesta filarmónica de Londres, David Mason, fue llamado por el productor de los Beatles para grabar una trompeta "barroca" en el tema "Penny Lane". No había partitura, aunque en este vídeo veáis una, lo que desasperó a Mason, pero lo que le sorprendió fue que después de clavar lo que se le había pedido, Paul McCartney le pide que repita la toma. "Lo siento, no lo puedo hacer mejor", dijo David. George Martin incluso dijo "Por el amor de Dios, no le puedes pedir a ese hombre que lo vuelva a hacer, es fantástico". Le costó un pequeño disgusto porque nadie se atrevía a contradecir a estos nuevos ricos. "De acuerdo, gracias, David. Ya te puedes ir, quedas en libertade provisional sin fianza", le dijo Paul. Esta es solo una de las cientos de anécdotas que se encuentran en el libro "Here, There And Everywhere. My Life Recording the Music of The Beatles" de Geoff Emerick, por entonces ingeniero de sonido de EMI. Es un relato fascinante y obligado para todo aquel que quiera saber cómo ocurrió. Fue el técnico de mezclas de un disco que me apasiona especialmente, el "Wired" de Jeff Beck. Poco después de aquello se estrenaría "2001, Odisea del espacio", lo que dejó flipado a Lennon, que quiso contratar a Stanley Kubrick para la próxima película del grupo y para que rodara una adaptación al cine del "Señor de los Anillos". Ni siquiera llegaron a verse. Kubrick pasaba de todo.