El narcisismo de una profesión que hoy todos ejercen en las redes sociales

"A los periodistas se los tiene en genera por competitivos y a veces lo son, aunque lo cierto es que entre ellos predomina un sentimiento de solidaridad. Los periodistas se quieren los unos a los otros como miembros de una familia, en su caso de una especie de familia criminal. 'La democracia en América' de Alexis de Tocqueville se refería a los periodistas estadounidenses como personas de baja extracción social, dotados de una educación esquemática y una expresión generalmente vulgar de sus ideas. Señala a continuación que el rasgo distintivo de los periodistas estadounidenses es el ataque burdo y directo, sin ninguna sutileza, a las pasiones de sus lectores; desprecian los principios con tal de atrapar a cualquiera, inmiscuyéndose en la vida privada de las personas y mostrando al desnudo sus flaquezas y sus vicios. La posición social y el nivel educativo de los periodistas han ido mejorando con el paso de los años, y algunos periodistas escriben maravillosamente bien. Sin embargo, la profesión no ha perdido sus tendencias transgresoras. La fragilidad humana sigue siendo moneda de cambio y la maldad, el impulso que anima al periodista. Un juicio proporciona oportunidades únicas a un periodista despiadado. Los periodistas que asisten juntos a un juicio prolongado desarrollan una camaradería especial.


- Extraído de "Ifigenia en Forest Hills" de Janet Malcolm, del New Yorker.