Bobby Beausoleil, el que sustituyó a Page en la B.S.O. "Lucifer Rising"

“Bobby” Beausoleil con 16 años se planta en L.A. con su guitarra ysu melena, donde conocerá al inventor del frikismo: Frank Zappa y a Arthur Lee (LOVE), con quien acabará colaborando junto a la banda que éste lideraba por aquel entonces, The Grass Roots, poco antes de mutar en Love y convertirse en leyenda. Luego se traslada a San Francisco y crea el grupo The Orkustra, una “orquesta sinfónica electrificada”, que vive su pequeño momento de gloria compartiendo cartel con Jefferson Airplane y Buffalo Springfield, hasta que se ven forzados a separarse después de que parte de la banda se vea en la cárcel por tráfico de marihuana.
Durante esa época es cuando se produce el encuentro entre Bobby y Kenneth Anger, un frikazo de cuidado, cineasta y escritor que se había ganado una sólida reputación de polémico y excéntrico director gracias a sus extrañas películas cargadas de temas completamente tabús en la sociedad biempensante americana (y que tendría influencia posterior en el trabajo de gente como Waters o Scorsese, devotos del extraño director). Nuestro amigo cargaba sus películas con mucho sexo depravado, violencia, sadomasoquismo, fetichismo y homosexualidad, por citar algunos de su temas fetiches.

Kenneth Anger tenía en mente un film ocultista llamado “Lucifer Rising” donde se mezclaban elementos del antiguo Egipto y la filosofía demoníaca de Aleister Crowley, encargando el trabajo musical de crear la banda sonora, a un por aquel entonces joven y semi desconocido Jimmy Page. Pero tras más de tres años el resultado final de Page no convence a Kenneth Anger y decide pasarle el testigo a Bobby Bausoleil tras asistir a uno de sus conciertos, a quien visualiza como el hombre perfecto para aquel complejo trabajo.

Estamos en 1966, cuando Kennet Anger y Bobby comienzan una bizarra relación artístico-pasional bañada en LSD que acabará como el rosario de la aurora tras el fracaso a la hora de conseguir fondos para la producción de “Lucifer Rising”. Es la hora de los reproches mutuos y Bobby decide abandonar a Kenneth Anger y mudarse de nuevo a LA. Kennet Anger decide también dar carpetazo al proyecto acusando entonces a Bobby de haberle robado parte del metraje grabado hasta entonces.

Ya en L.A. la vida de nuestro músico cambiará para siempre. Comienza a frecuentar Topanga Canyon, donde conoce a otro músico con quien comparte su disgusto por la sociedad en general y por la industria musical y la escena en particular. El tipo en cuestión acabada de salir de la cárcel, y se hacía llamar Charles Manson, con quien forma un grupo, “Milky Way”. A partir de aquí los acontecimientos se precipitan y nuestro hombre acaba con sus huesos en la prisión federal, tras el nefasto episodio nunca realmente aclarado en el que Bobby mató a un profesor de música, Gary Himman, que también frecuentaba el círculo más próximo de la familia Manson suministrando todo tipo drogas a los devotos miembros de la familia. Todo apunta a que Gary Himman le debía dinero a Manson y éste mando a Bobby a intimidar al profesor. Los detalles escabrosos de la historia los pasaremos por alto. Bobby se libra de una primera sentencia a muerte revocada en última instancia por el estado de California, sentencia que queda conmutada a cadena perpetúa.

En este punto es cuando retornamos a “Lucifer Rising”, la banda sonora inacabada que Bobby decide finalizar en prisión por su cuenta en 1980 con la ayuda de una banda que forma con otros peligrosos reclusos, “The Freedom Orchesta”. Contento con el resultado y en un encomiable gesto, decide hacer las paces con Kenneth Anger y le envía la maqueta que ha ideado finalmente para su película. La banda sonora se publica finalmente ese mismo 1980 y consta de dos sesiones de grabación, una primera que data de 1967 a cargo de The Magick Powerhouse of House formada principalmente por Bobby y parte de su The Orkustra, junto algunos músicos de sesión especializados en el jazz más arriesgado, donde tocan lo que en aquel momento solo ideas primigenias para la banda sonora, y un segundo corte que corresponde a las tomas que grabó entre 1977 y 1978 ya en la cárcel con The Freedom Orchesta. Booby Beausoleil continua a día de hoy cumpliendo su cadena perpetua en la cárcel, estuvo a punto de morir a causa de una puñalada en 1982 y lucha por conseguir un día su deseado perdón. Su banda sonora le da mil patadas al bodrio de Jimmy Page.FUENTE: blog PlanetaModular