Habrá un eclipse de sol


Un día en el cuartel, el coronel dice al comandante:
Mañana a las nueve y media habrá un eclipse de sol, hecho que no ocurre todos los días. Que formen todos los soldados en traje de campaña para presenciar el fenómeno; yo les daré las explicaciones necesarias. En caso de que llueva que formen el gimnasio.
¡A la orden de usía, mi coronel!

El comandante, se va y transmite la orden al capitán:
Por orden del señor coronel, mañana a las 9 y media habrá un eclipse de sol. Según el señor coronel, si llueve no se verá nada al aire libre; entonces en traje de campaña, el eclipse tendrá lugar en el gimnasio; hecho que no ocurre todos los días. ¡A sus ordenes, mi comandante !

El capitán da la orden al teniente y le dice:
Por orden del señor coronel, mañana a las 9 y media en traje de campaña inauguración del eclipse de sol en el gimnasio. El señor coronel dará las órdenes oportunas de si debe llover, hecho que no ocurre todos los días. Si hace buen tiempo y no llueve el eclipse tendrá lugar en el patio.
¡Sus órdenes, mi capitán!

El teniente va al sargento y le dice:
Mañana a las 9 y media por orden del señor coronel lloverá en el patio del cuartel. El señor coronel en traje de campaña dará las órdenes en el gimnasio para que el eclipse se celebre en el patio.
¡Sus órdene!

El sargento le dice al cabo:
Mañana a las nueve y media tendrá lugar el eclipse del señor coronel en traje de campaña por efecto del sol. Si llueve en el gimnasio, hecho que no ocurre todos los días, se saldrá al patio.
¡Vale nano!

El cabo reune a los soldados y les dice:
Mañana a eso de las nueve y media, parece ser que el sol en traje de campaña eclipsará al señor coronel en el gimnasio ¡lástima que esto no ocurra todos los días!