¿Cortarías tu propio brazo si fuera necesario?

Aron Ralston es un escalador norteamericano que el próximo día 27 cumplirá los 35 años y que en el año 2003 se hizo famoso en el mundo del montañismo porque se vio obligado a amputarse el brazo izquierdo para salvar su vida en Blue John Canyon, cerca de Moab (UTAH), una proeza sobre la que publicó un libro y que este año ha visto la luz en formato fílmico gracias al director Danny Boyle, ya sabéis, "Slumdog Millonaire" (no la he visto ni pienso hacerlo), "La Playa", "28 días después" y "Trainspotting" (1996).
  El trailer lo cuenta todo, los 5 días y su esfuerzo por sobrevivir, bebiendo su orina, grabandose su último adiós a la familia y, finalmente, cortando el brazo con una navaja multiusos que le regalaron comprando una linterna de 15 euros. Sin brazo tuvo que hacer rappel en 20 metros de muro vertical y bajo un sol de justicia buscar ayuda haciendo autoestop. Una familia holandesa de vacaciones lo encontró, le dio agua y dos galletas Oreo y alertó a las autoridades, que enviaron un helicoptero. Lo dantesco es ver el piolet donde antes estaba el brazo. Su fama le ha reportado importantes ingresos y reconocimiento mundial que le han hecho olvidar algo para lo que nadie está preparado nunca. Habrá que ver la película porque uno tiene mucho morbo montañero (el que me impregnó Krakauer con sus historias del Everest en un libro que he dejado a una linda alpinista que desea coronar la montaña mas alta del mundo en solitario en 2011).