La verdad de "Nosferatu"

El ocultista Albin Grau es el responsable de que exista la película de Murnau "Nosferatu". Fue su productor y quién introdujo el ocultismo con esta obra maestra del cine mudo. Un buen ejemplo de ello es el críptico contrato que el conde Orlok muestra, lleno de símbolos de alquimia y otros herméticos mas propios de una secta satánica como a la que pertenecía Grau y el propio Aleister Crowley, del que era buen amigo. Ni siquiera pidió permiso a Bram Stoker para filmar la película copiada del libro "Drácula". Perdió el juicio y le obligaron a quemar todas las copias de la película. Alguna se debió de quedar en el tintero, porque cuando murió la viuda de Stoker salió a la luz como la película mas demandada entonces. Si existiera internet sería la mas descargada. Hoy a los niños les daría risa esta película "de miedo", acostumbrados a ver vampiros jóvenes que flirtean con chicas monas.
Grau dicen que murió en un campo de concentración, ya que aunque los nazis adoraban lo oculto, sobre todo como un modo de subir al poder, también lo consideraron proscrito y prohibieron sus practicas una vez que comprobaron que era un grupo de cuentistas mas preocupados de hacer el amor por la patilla y hacerse ricos de paso. Somerset Maugham escribió la novela "El mago" para criticar a Crowley, a quien bien conoció, y siempre recuerda la carta que éste le envió pidiendole dinero. Somerset decía que cuando hablaba con él le tenía pavor porque miraba muy fijamente a los ojos como observando el alma.
  Pero centrémonos y de lo que quiero hablar es de esta película querodó Elias Merhige en el año 2000 titulada "La sombra del vampiro" en la que cuenta el pecular rodaje de "Nosferatu" con un actor que se creía de verdad que era un vampiro, que chupaba la sangre a su partenaire, que se volvió violento, que vivía en el castillo donde se rodó la película, y que provocó la ira de los habitantes de un pueblo cercano a los que llegó el rumor de que era un vampiro de verdad.
Por cierto, Murnau falleció en accidente de tráfico mientras le hacía una felación su chofer, un filipino de 14 años que fichó cuando filmó su último trabajo titulado "Tabú" junto con R. Flaherty, quién renunció a la coautoría, quizás por lo que había visto allí.