PLANT EN AUSTIN

ROBERT PLANT en directo en Austin y en máxima calidad. Robert Plant's Austin City Limits Setlist "Lemon Song" "Rainbow" "Black Dog" "Turn It Up" "In the Mood" "Babe, I'm Gonna Leave You" "Little Maggie" "I Just Want to Make Love to You/Whole Lotta Love"

Cuando las Islas Baleares eran la cuna del hipismo

Peter Watts escribió en la revista de septiembre UNCUT un interesantísimo artículo sobre la música en los años 60 y 70 en las Islas Baleares y cómo influyó en el movimiento de Madchester y los ravers con Happy Mondays y New Order a la cabeza. Miembros de Pink Floyd todavía conservan casas allí, así como Mike Oldfield, y allí vivieron muchos años grandes artistas británicos como Kevin Ayers o David Aellen (fundador de Gong), y por allí pasaron, aunque resulte difícil de creer, James Taylor o Joni Mitchell. Dicen que todo comenzó cuando Syd Barrett, por entonces miembro a punto de ser expulsado de Pink Floyd porque estaba totalmente ido, viajó a Formentera con Rick Wright y Roger Waters. Iba a recuperarse de su adicción al LSD. En el año 1969 el director de cine francés Barbet Shroeder documentó lo que sucedía en aquella islas en la película "More", cuya banda sonora es de Pink Floyd.

En realidad la historia comenzó en el año 1962 en que Robert Wyatt, batería de Soft Machine, un grupo de jazz rock británico, pasó un verano en Deià (Mallorca) con el poeta Robert Graves, autor "Yo Claudio", una serie que los de mi edad conocerán. Graves vivió allí desde año 1929 y sólo abandonó temporalmente la isla durante la guerra Civil. Su casa, Canallún, acogió a famoso como Alec Guinness, Ava Gardner o Spike Milligan, así como a Alan Lomax, conocido por grabar música folk en USA. Ramón Farrán, fundador de la orquesta española nacional de jazz, también estuvo allí. Trabajaba en el hotel Formentor y fue músico de Tete Montoliu. Parrán formó parte de la familia del escritor británico cuando se casó con su hija y llegó a enseñar trucos de batería a Robert Wyatt. June Campbell Cramer era un personaje famoso allí al que le dedicó Wyatt el tema "Lady June" que aparece en el primer disco de Kevin Ayers. Ella puso dinero para que Wyatt formara el grupo Soft Machine. En los 60 solían recalar hippies en su VW California que habían viajado por el norte de Africa y adquirido hachís y terminaban comprando una casa por nada de dinero en Formentera eso sí, sin luz ni agua corriente.

Punk era desde el movimiento de cadera de Elvis a prácticamente toda la moda actual y la peineta del Shakiro al himno


Lo más punkie del mundo es la portada de las Slits en pelotas y su música dub. ¿Porqué el punk y el reggae se complementan tanto? Y no lo digo porque The Pólice pasaran de la caña punky al reggae en un plis plas, no. Lo digo porque en el club británico en el que se juntaban todos los punkies en 1979 había un dj que sólo ponía discos de reggae porque no tenía otros. No había apenas singles de punk por aquel entonces, y a los punkies les encataba bailar aquello. Recordaréis a los Bad Manners y su debaneo ska, o los propios Madness. En fin, que en este documental que os paso veréis toda la historia del punk de modo divertido y ameno. A mi juicio el mejor documental del género, mejor que "La ira y la furia" sobre los Pistols. Lo más curioso de todo el documental es un movimiento Norteamericano de hardocore punk que consistía en que algunos grupos ni consumían alcohol, ni drogas y, lo más curioso, no practicaban sexo. Incluso no iban a entrevistas a cadenas de radio o de televisión si había en ellas anuncios de tabaco o alcohol, caso de Fugazi. Como es lógico, aquello duró un par de años porque empezaron a tomarlos como bichos raros. "No drugs, no alcohol, no sex" gritaban como locos.

Vuelve la música pegada al paisaje, campestre, de granero, de olor a heno, sin milongas ni digital, sino analógica hasta la médula

Frank Fairfield in the hills of Highland Park in Los Angeles, CA. Tengo una amiga riojana que vive en Madrid, es psiquiatra, y le encanta bailar Swim por las noches en las quedadas que hace un club de modo clandestino en una página web. Decenas de personas acuden allí sólo para bailar mientras un grupo toca música apropiada, con instrumentos tan pintorescos como la tabla de lavar la ropa tocada con dedal de coser.

Si Joe Strummer levantara la cabeza estaría orgulloso del voto hooligan? Lo dudo, él amaba España


Todo el mundo habla de la politización del grupo británico The Clash en los años 80, pero pocos saben que aquello tuvo su origen en la obligación que tuvo la banda de aclarar su ideología cuando varios locales se negaban a contratarles cuando escuchaban el tema White Riot porque creían que se trataba de un grupo fachoso, es decir, el Frente Nacional, el mismo que apoyó ahora la salida de la UE, una panda de lerdos encabezados por Martin Webster. Tal fue la movida que Joe Strummer tuvo que apoyar un movimiento llamado Rock contra el racismo y comenzar su particular campaña contra el fanatismo y en pro del medio ambiente y el buen rollismo. Hoy en día algunos quieren llevarlo a un terreno podemita y podrían ganar el pulso, porque Joe era comunista hasta la médula y de todos es conocido su apoyo al movimiento Sandinista (disco triple incluído). En fin, que ahí tenéis un vídeo que lo aclara todo de uno de los músicos más interesantes que ha dado Inglaterra en los últimos años. Lástima que muriese a una mediana edad víctima de sus excesos, quizás, entre los que recuerdo con gracia aquel maratón que corrió en París cuando no había hecho deporte en toda su vida. Al acabar, como buen británico, se tomó su buena pinta de cerveza para reponer fuerzas e hidratarse, que dirían en la huerta murciana.

Han pasado muchísimos meses de abandono. Lo siento en el alma, pero lo que me ha ocurrido a mí le ha pasado a todos los bloggers del mundo por pereza y desidia. Las redes sociales saturan tanto que ya nadie lee blogs, ni tan siquiera les mete contenido decente. Han pasado de moda en cierta manera, aunque han permanecido algunos de una calidad excepcional, gracias a la publicidad y a que las personas que están detrás viven de ello, lo cual no es el caso. En fin, que prometo continuar en la brecha por lo menos una vez al mes. Me sentía como alguno de estos músicos (Rolling) en el banquete de los mendigos. Es hora de desempolvar la vieja Olivetti y dar caña.