La ostra y el pez volador


Una ostra paseaba a lo largo y ancho del inmenso océano. Llevaba algún tiempo preparando este viaje ahora que había dejado el redil. Estaba harta de estar ostrarizada y quería explorar el mundo. Cierto día vio un pez volador y se dijo que si alguien le otorgara un deseo, éste sería cambiarse por ese pez volador. Entonces sí que sería feliz. El pez le dijo a la ostra que su petición era imposible porque una ostra siempre tiene que permanecer en el interior de su concha y un pez volador, en cambio, tiene que huir todo el tiempo. A medida que la ostra desaparecía y regresaba a su concha, al pez volador se le oyó decir "Si pudiera encontrar un lugar donde quedarme Sé que yo sería feliz". Moraleja: Nadie está conforme con lo que tiene. Letra de una canción de Kevin Ayers y Bridget St. John ideada tras un rally en el que ambos se encontraron por vez primera, y de la mano del genial John Peel iniciaron una pequeña colaboración. Bridget sólo grabó tres discos y se fue a Nueva York, donde desapareció por completo hasta 30 años más tarde. Ayers falleció recientemente después de pasar muchos años en Deiá, Mallorca, ignorado por el gran público y viviendo como él era, un hippy rubio, con voz grave y cautivador
.