El coleccionista de vinilos que dibujaba cómics


Robert Crumb se le considera fundador del comic underground desde su Pensilvania natal , creó personajes que se convirtieron en iconos de la contracultura, como Mr. Natural, el Gato Fritz, Flakey Foont, Shuman the Human o Angelfood McSpade. Alcanzó con ellos una gran popularidad y recibió encargos para diseñar portadas de discos de rock, entre las que destacó sobre las demás "Cheap Thrills" de Janis Joplin. En España, su obra fue editada por la revista Star.

Primerísima grabación de Leño con Chiqui Mariscal


El grupo Leño interpreta en directo la canción "El tren" en un fragmento de la película "Nos va la marcha" en Popgrama en el año 1979. Leño (Rock MadriLEÑO) se creó en 1978 con Rosendo Mercado, Ramiro Penas y Chiqui Mariscal, que mediada la grabación del primer disco marchó siendo sustituido por Tony Urbano. El nacimiento de Leño se remonta, probablemente, al 31 de diciembre de 1977, tras una discusión de los componentes de la primera formación del grupo Ñu antes de comenzar un concierto. Dice la leyenda que uno de los componentes de Ñu, Rosendo Mercado, pronunció las palabras: "Chico, hasta aquí hemos llegado...". La relación de amor-odio entre Rosendo y José Carlos Molina, el Molina, queda patente hasta en el origen del nombre del nuevo grupo formado por Rosendo "las canciones que haces son un leño, tío" decía José Carlos de las composiciones de Rosendo para Ñu. Con un viejo amigo del grupo Fresa (anterior nombre de Ñu), Chiqui Mariscal, y el ex-batería de Coz (grupo del que después saldría otro grupo de los '80 llamado Barón Rojo) debutan en la sala Alcalá Palace el 12 de febrero como teloneros de Asfalto, con cuatro temas propios. En mayo se publicó el sencillo "Este Madrid/Aprendiendo a escuchar", hoy un disco de coleccionista. Casi un año y decenas de conciertos después, exactamente en marzo de 1979, en setenta horas se graba y mezcla el primer disco de Leño, con el mismo nombre que el grupo. La portada de "Leño" muestra el adiós de Chiqui Mariscal, fallecido en enero de 2008, el primer bajista. Con el tiempo Chiqui volvió a integrarse en Ñu, grupo en el que había estado, con Rosendo, antes de que ambos formaran Leño. Mariscal tocó el bajo en el segundo disco de Rosendo “Fuera De Lugar” (1986), 22 años antes de suicidarse.

El nuevo de Black Sabbath a punto de salir


Lástima que se haya descolgado el batería, pero su sustituto es una máquina. Lo mejor de todo es el productor, el barbudo Rick Rubin, que dará consistencia al resultado final de unos sexagenarios más preocupados de sus multimillonarias facturas que del compromiso con sus fans de toda la vida, aunque veo a Ozzy desconocido, sobrio y sereno, alejado del estereotipo que MTV se preocupó de vender al público, de un ex drogadicto alcoholizado y loco viviendo en L.A. con su extraña familia.

La maravillosa aventura de adentrarse en una tienda de vinilos

Cada vez que recuerdo aquellas horas que me pasaba rebuscando en las tiendas de discos con el afán de hallar alguno que me sorprendiera y que además tuviera un precio accesible se me ponen los pelos de punta. Eran los momentos más apasionantes de mi juventud. Primero en aquella tienda llamada "Ocarina", donde charlaba con otros amigos del último disco que había sacado Asfalto, Leño o Burning. Que si el doble "Déjalo Así" era pop, el segundo de los MadriLEÑOs era una mierda, y el de los macarras derrochaba sexo por todos los costados. Luego en Madrid tenía mi propia ruta por varias tiendas, la modernilla, la cajón de sastre, la próxima a la Ser en la que sus pinchas vendían los discos promocionales o la cara de importación. En el rastro me topaba también con grandes joyas, en "La Metralleta" había tal cúmulo de Lps que salías con los dedos pegados, en fin, toda una aventura. Cuando mi tía me regaló por mi cumpleaños el "Wish You Were Here" de Pink Floyd recuerdo ir con esa portada de color blanco por la calle intentando que no se manchara. Luego venía el momento mágico de ponerlo en tu tocadiscos y con el máximo cuidado bajar la aguja hasta que rozara el vinilo. El ruido del plástico girando antes de que comenzara a sonar la primera nota era conmovedor. Te costaba mucho dejar tus discos a tus propios amigos porque te los devolvían rallados. Aquellos mas cuidadosos tenían el mismo temor que yo y sólo con el tiempo se producía el intercambio. He llegado a tener un amigo, Jesús Castelao López, que grabó cada uno de sus vinilos en formato cassette para que no se estropearan. No llegó a abrir el plástico que los protegía y supongo que hoy, casi treinta años después, así seguirán, lo que supone una frikada increible. Nuestros héroes no son los grupos, las canciones o lo que tu quieras, los héroes eran esos Long Players, esos album, los discos.

Steve Tibbetts, un descubrimiento


Por Casualidad me topé con el segundo disco de este guitarrista norteamericano. "Yr" es el título e incluye tabla hindú y guitarras al o Hendrix, es decir, algo similar a mi grupo preferido: Jade Warrior. En su discografía se le compara al Santana de "Caravanserai", al Eno del principio, a Mike Olfield inicial...es decir, mola. Es un alquimista de estudio que puede meter 20 guitarras para un único tema. Es música muy espiritual, y de hecho una de sus versiones famosas es "Black Mountain Side" de Jimmy Page, que es un tema instrumental de Led Zeppelin muy sugerente. Al igual que Jade Warriro, es el único ejemplo que he podido escuchar de mezclar la guitarra eléctrica con la pureza pristina del folk acústico y la música étnica o internacional. Cuando Plant y Page volvieron en los 90 con un "desenchufado" recuerdo que optaron también por un rollo similar de mezclar la música oriental-árabe con sus temas de toda la vida tamizados por el folk.

La lucha continúa querido Vini Reilly

Aprovechando la reedición de "Lotta Continua (LC)" de Vini Reilly (The Durrutti Column) os presentamos su música, inclasificable y coincidente con el inicio de la locura de Manchester. Él iba por libre y era el chico delgado y tímido que todos respetaban, pero que jamás llegó a tener fama. Recuerdo que lo vi en directo en el Rockola de Madrid cuando sacó este disco y me conmovió. Era espectacular. Lo que mas me sorprendió fueron sus teloneros: Ketama, que no pegaban ni con cola. El vinilo, que todavía conservo, tenía en su interior ingeniosos artefactos de cartón para hacer tus propias portadas. Exagero un poco; se trataba de huecos para rellenar de colores al igual que la portada del album. En este disco Vini emplea batería por vez primera y para ello incluye a Bruce Mitchell del grupo Alberto y Lost Tríos Paranoias. Era amigo de Ian Curtis (Joy Division) a quien dedicó en este disco el tema "Missing Boy". Factory Records fue en su época el sello con mas genios por metro cuadrado. Esta era la mas hermosa del disco. Pero a mí la que me gustaba era esta otra porque me recordaba los veranos en la playa de las Catedrales y los inviernos en el Rockola. El batería era flipante, un señor mayor que tocaba en plan jazz mientras Vini rozaba con delicadeza su eléctrica. Mil euros para quien sepa algo de este grupo de flipaos y motiváos.

Monterey fue la catapulta de Hendrix (1967)


El 99% de los que vieron sentados el concierto de Monterey (California) en 1967 no conocían a Jimi Hendrix, un músico que aún nacido en Estados Unidos, quién le dio la oportunidad fue el Reino Unido, de la mano de la novia de Keith Richards, que convenció al bajista de Animals, por entonces mas interesado en la promoción de grupos que en tocar en su grupo, y obsesionado con una canción "Hey Joe" para que alguien la interpretara. Hendrix lo había hecho en el Greenwich Village de Nueva York. Cuando en 1966 viajó a Londres (el mejor año para hacerlo) comenzó a actuar por los clubs nocturnos con un músico que rechazaron los Animals y que tuvo que conformarse con tocar el bajo, por motivos obvios, para Hendrix, y con un batería con el que también contactó el manager de los Animals. El trío fue el Experience que todos conocimos luego, para mí mejor que los músicos negros que luego le acompañarían en Woodstock. Mamas & the Papas estaban organizando tres días de festival pop-hippy en California, sin drogas, todos sentaditos, sin barro ni problemas. Todos fueron allí a tocar gratis, y decidieron llamar a un desconocido negro porque le avaló en pleno todo lo mejor del Reino Unido, desde los Beatles a los Rolling Stones. Para mí fue el mejor concierto en directo y concido porque quemó su guitarra. Minutos mas tarde lo harían los Who y Pete Townsend, que se negó a tocar antes que él, se vio obligado a destrozar la suya y el batería, como cada noche, su instrumento. Los que estuvieron allí tuvieron que alucinar en colores con aquella actuación, histórica y de las que alguno pagaría miles de libras por estar allí. "Wild Thing" en el minuto 54 es el tema elegido para quemar la guitarra. En el inicio de este vídeo veréis a los protagonistas en una entrevista reciente hablando de aquel fenómeno.