Pan y Regaliz, aquel gran grupo español que se conoce 43 años más tarde

El número de noviembre de "Classic Rock" dedica sus tesoros enterrados (Buried Treasure) del rock underground a este grupo catalán. Una mezcla de sicodelia, rock progresivo de flauta travesera que los británicos comparan al grupo COMUS, otra rareza de la época, pero también a los primeros Jethro Tull y a JULY, otra leyenda sicodélica de los 70. Máquina, Smash, Agamenon y Storm fueron otras bandas españolas de aquella época que jamás vendieron mucho y ni siquiera se dieron a conocer al gran público como se merecían. El líder de Pan y Regaliz es Guillem Paris, cuya voz los de "Classic Rock" comparan con Roger Chapman (Family) y Roger Wootton (Comus). Del guitarrista Alfonso Bou dicen que utiliza el fuzz-wah de forma espectacular en sus solos que contrastan con el ambiente folkie y jazz de los temas, con equilibrio entre momentos de calma y otros más intensos, como los que popularizó Jade Warrior. El experto Manuel DACHADA dice ésto del grupo: La primera encarnación de este grupo como Agua de Regaliz editaró un sencillo con la legendaria Els 4 Vents. Después deciden tomar un mejor contrato con el nuevo sello Dimension y cambian de nombre por "Pan" y por último "Pan & Regaliz" para que la gente los identificara con su primer grupo. Problemas por demandas de incumplimiento de contrato (con el agravante de que los padres habían firmado por ser menores de edad) de parte de su antigua disquera Els 4 Vents, no les detiene en grabar su disco "Pan y Regaliz", primero y único. En esta oportunidad con Pedro Van Eeckout en la bateria graban ocho canciones en Inglés con un estilo psicodélico progresivo no común en grupo alguno de España. Canciones como "Dead of love", "Thinking in Mary" y "A song for a friend" son hechas intencionalmente para ser lanzadas como sencillos del disco y en el mas puro estilo del pop psicodelico con toques de Jethro Tull. Pero canciones como "One more day", "When you are so bring down", "I can Fly" con las experimentales y planeadoras (y favoritas por mí) "Waiting in the Munster's Garden" y "Today it is raining" hacen de esto disco muy recomendable. El toque especial de Guillén París en la flauta y el modo de modular la voz junto a las excelentes participaciones de los otros musicos le dan a este disco una categoría necesaria para colocarlo en el ranking de los mejores grupos de la época y que podrían haber echo morir de envidia cualquier grupo del Krautrock Alemán o Inglés progresivo.