Un Antes y un Ahora de Nosferatu

A mí me llama poderósamente la atención cómo existen lugares que no han cambiado después de más de ochenta años como el caso de la ciudad alemana de Lübeck, donde en el verano de 1921 Murnau rodó parte de su obra maestra titulada "Nosferatu", basada en "Drácula" de Bram Stoker. Los depósitos de sal que servían al conde Orlok para almecenar sus ataúdes siguen tal cual estaban entonces.
Pero lo mas sorprendete es la casa del personaje principal, Hutter, que está tal cual estaba entonces. Está al lado de la iglesia Egidien, que el episcopado no permitió que se utilizara en la película, por lo que el equipo de rodaje se tuvo que desplazar a 60 kilómetros, en Wismar, para rodar en una iglesia que fue derruida en la II Guerra Mundial y que ha sido reconstruida.
Entre las curiosidades un periódico local de Wismar publicó un anuncio pagado por Prana, la productora del film, ya que buscaban cincuenta ratas vivas para unas escenas. Se dio la circunstancia que en ese mismo diario había un anuncio de un exterminador de "ratten". También alquilaron el velero Jürquen que aparece en la película. Pero la parte más interesante de la película fue la rodada en Eslovaquia, en concreto, en el monte Tatra y en Poprap, con 7 horas de ascenso a la cumbre a lo alpinista con la cámara a la espalda
O el castillo de O Ravsky Podzamok, encaramado en un risco. Enfrente de la casa del protagonista se encontraba la sede de la Logia Masónica de Lúbeck en la que figura una placa de Albin Grau y Henrik Galeen. El primero fue el auténtico autor de Nosferatu y no tanto Murnau. Era un apasionado ocultista que incluyó decenas de referencias en esta película, alguna de ellas relacionada con Alesiter Crowley. Contrató a Murnau porque necesitaba a un director y fue lo mejor del momento. Murnau luchó en la I Guerra Mundial y se pasó 8 meses en una trinchera, fruto de lo cual estuvo enfermo toda su vida y odió sobremanera lo bélico. Era homosexual y no era ocultista, como se llegó a decir.