Pintar la realidad es mas vivo que la propia realidad

Chis LaPorte ha realizado íntegramente con lápices un dibujo de gran tamaño a partir de una vieja fotografía de una banda de música en la que es imposible apreciar muchos de los detalles que sí se pueden ver en la obra final, especialmente en los rostros de los niños, algunos alegres y otros tristones. Cien lápices y 1.200 horas dicen que dedicó este pintor para acabar esta obra para la que se requiere mucha paciencia. Si os fijáis hizo cuadrículas en la foto original que trasladó al gran lienzo para que coincidieran los detalles, pero aún así llegar a ese detalle es algo que solo los mejores dibujantes pueden hacer. Ni siquiera los pintores famosos son capaces de ello, porque dibujar un rostro humano es lo mas difícil de la profesión. De hecho admiro a quienes pintan rostros en la calle en 3 minutos porque es algo de genios. Algunos logran mostrar el rostro tal cual es y otros no se asemejan ni de broma y lo que suelen hacer es un truco consistente en repetir unos trazos de una cara que repiten hasta la saciedad.