El que se saltaba la regla de los tercios


El genio de la perspectiva en el cine se llama Stanley Kubrick. Hay una regla de oro en la fotografía, la de los tres tercios (3/3) que reza que jamás, repito, jamás, hay que situar al sujeto en el centro de la escena, y que el horizonte tampoco debe situarse en el centro. Pues bien, Kubrick, como todos los genios, se salta a la torera las reglas y prefiere el centro y la simetría. El resultado es hipnótico compulsivo, como todas sus películas.