Syd Barrett estuvo en Galicia y grabó 3er disco

Lo único cierto es que sí estuvo en Formentera y hay una fotografía que lo prueba, junto a una chica desnuda con un pañuelo rojo. El mismo pañuelo que aparece en el interior del disco de Pink Floyd "Wish You Were Here", dedicado por el grupo a Syd.

En el año 1978 una tal Gem Noya grabó 20 copias en vinilo de un cassette que había conseguido en el monasterio cisterciense de Santa María La Real de Oseira (Ourense
)
que contenían el que se considera tercer y último disco de Syd Barrett, ya que, al parecer, estuvo allí entre los años 1976 y 1977. El título es 'Spanishgrass" Hierba española, veinte canciones sobre el espacio y la siesta'. La grabación incluye el texto "Nonsense Music" y los 20 afortunados amigos firmaron una carta prometiendo que no iban a distribuir la grabación ni duplicarla. La cinta original fue quemada y tirada en la playa de Carnota, cerca del monte Pindo. En 1983 tres canciones fueron puestas en 'El Lado Salvaje' (The Wild Side), un programa de radio local de A Coruña. Entre los temas están 'Mouse After A Fête' y 'Two bangers + mash' o "The White Goddess". Tres temas son sobre la vida de William Phips, Stede Bonnet y Gabriel Spenser. Pero lo mas llamativo de todo es que a Syd le encantó Alvaro Cunqueiro y el libro titulado "Herba aquí­ ou acolá" y grabó temas en gallego titulados 'Eu son Dagha', 'Na outra banda' y 'Un poeta esquece os dí­as de chuvia'. Esta historia sería una patraña de no ser porque el mejor amigo de Syd, el escritor Graham Greene, era asiduo visitante de los monjes de Oseira en los años 70 hasta su muerte en 1991. Tendremos que preguntar a los propios monjes por esta rocanbolesca historia que de ser cierta revolucionará el mundo del rock británico.
Pero alguien que ha preguntado ha averiguado que se alojó en una de las celdas de invitados de Oseira durante cuatro meses de 1976 (entre septiembre y diciembre) y otros tres del año siguiente (de abril a junio). Solamente salí­a del monasterio para pasear por las sierras cercanas. Gustaba especialmente de dos lugares, Loma Chaira, una terraza herbosa de amplí­sima panorámica situada a casi 1.200 metros de altura, y el Penedo de Cuncas, un risco sombreado por una abundante masa de castaños. Durante su estancia en Oseira, Barrett compuso y grabó numerosas canciones, que registraba en un cassette barato. Se sentaba en el atrio del monasterio, casi siempre a la hora de la siesta, y cantaba quédamente, acompañado por la guitarra, temeroso de molestar a los monjes. El sonido de las grabaciones es malo en términos técnicos, pero atractivo desde una óptica poética: la voz está tamizada por el viento y el gorjeo del agua de la fuente. Un tal Masem que vive por la zona es incrédulo sobre esta historia que atribuye mas a un perroflauta que a Syd. De esta historia lo mas raro es que nadie hiciera en 1978 veinte copias en vinilo porque era casi imposible que nadie en plan particular pudiera hacer eso, y menos que quedara en el anonimato. He oido que los guías que se ocupan de enseñar a los visitantes de día (no a los pernoctantes) el monasterio ya empezaban a meter a Syd como uno de los “visitantes ilustres” del monasterio. Un monje lo recuerda como un joven inglés "no católico" que tenía una guitarra y que una vez que paseaba por el monasterio al pasar por su habitación la puerta estaba abierta y pudo verlo escribir un texto, pero que desconocía si había grabado música. El disco: 1 – Manantial. 2 – Reverential mourners. 3 – Black maid. 4 – Plastic gunpowder. 5 – Mouse after a fête. 6 – Breakwater and tea. 7 – Grey tress. 8 – Two bangers + mash. 9 – Whining at the moon. 10 – Greenland. 11 – Eu son Dhaga. 12 – Na outra banda. 13 – Un poeta esquece os días de chuvia. 14 – Saturnalia. 15 – William Phips. 16 – Stede Bonnet. 17 – Gabriel Spenser. 18 -Gospel at noon. 19 – Waste deep. 20 – Frog.

1 comentario:

Anónimo dijo...

José Angel González se lo inventó todo en su fanzine-revista de la movida gallega "La Naval". Como tuvo tanta repercusión luego alargó la historia en su blog personal, pero todo era un cuento chino. Hasta se inventó las letras de las canciones. Syd sólo estuvo en Ibiza y jamás piso suelo galaico.