¡Vaya, vaya. El muy maldito!


Dijo el primer taxista al que Elvis Costello le pidió que le llevase a Chelsea en 1978, nada mas salir "This Year´s Model" por la canción "No quiero ir a Chelsea", en la que había una declaración de principios: Detesto el rollo Swinging London que popularizó Antonioni en su película "Blow Up". En la portada del disco incluso salía con la cámara Hasselblad que el protagonista de la película utilizaba para retratar a los modelos. También con ello quería romper con ese pasado de finales de los 60 que en la época post-punk todavía tenía cierto reflejo con los grandes dinosaurios de la música. "Allí no hay sitio para andar en minifalda", cantaba Costello. Lo que me divierte es su forma de mover los pies, tan parecido al malogrado Poch (Derribos Arias) de Donosti.