La historia de la liebre que perdió sus gafas


Este vídeo proviene del sexto disco de Jethro Tull titulado A Passion Play ("Una tragedia"), con letras alegóricas sobre un hombre que muere ("the silver chord lies on the ground [...]) y viaja. Muchos comparan este argumento con La Divina Comedia de Dante. Cuando se publicó, en 1973 recibió tan malas críticas que Melody Maker llegó a publicar que el grupo se había disuelto por el fracaso del álbum, algo que era totalmente incierto, ya que se trató del segundo trabajo conceptual tras "Thick As A Brick", que también no fue entendido por los sabios de la prensa. Era una única canción con diversas secciones dividida en dos partes, cada una ocupando una de las caras del LP de vinilo. En directo había un descanso en el que se proyectaba este video humorístico "The Story of the Hare who Lost his Spectacles. El álbum narra la historia de un hombre llamado Ronnie Pilgrim, que muere, todos sus familiares van a su funeral pese al clima tormentoso y el trafico.  Durante su propio funeral, es llevado al cielo por un ángel blanco, al hablar con Dios y su hijo, Jesus, deciden enseñarle el paraíso, Ronnie queda maravillado por la presencia de este, pero Jesus le dice con tristeza que el lo ama, pero debe marcharse, a seguir su camino.  Ronnie viaja al purgatorio, donde todos los muertos se reivindican y se corrigen de los errores pasados, en este lugar, Ronnie se arrepiente de todos sus pecados y llora, arrepentido de sus errores. Aquí conoce a un misterioso personaje llamado Magus Perde, quien se ocupa de conversar con las almas en pena, y le dice que todavía le falta mucho por ver aún. Luego de este episodio, aparece una carroza guiada por Magus, y lo llevan al infierno, donde se llevara a cabo su juicio. Ya en el infierno, Ronnie Pilgrim es llevado al juicio, donde se encuentra en una sala, rodeado por angeles y demonios, tomando nota. Al comenzar el juicio, aparece el Diablo, gigantesco y en llamas, que le pregunta su nombre y pecados. De repente, el infierno comienza a encenderse fuego, el Diablo grita "Mas!" y aparece el Gran Verdugo, con un martillo gigantesco, y corta la cadena que encierra a los demonios del infierno, empiezan a salir millones, queriendo devorar a Ronnie, y cuando ya parecía todo perdido, aparece Dios, y comienza una lucha con el Diablo. Mientras que los angeles combatían a los demonios. Los dos bandos se disputaban a Ronnie. Luego de todo esto. Dios y el Diablo deciden darle la palabra decisiva a Ronnie, él debe elegir con quien ir por el resto de su eternidad. Pero Ronnie habla, y les dice que no prefiere a ninguno de los dos, solo quiere vivir, no quiere el blanco ni el negro, quiere la vida, que son diferentes matices grises. Al terminar esto, los dos se quedan sorprendidos, nunca antes había pasado algo así. Y deciden llevarlo de vuelta a casa, de vuelta a la vida, y Ronnie se despierta en el cementerio, casi sin recordar nada. El había vuelto de su viaje vivo. Y comienza a caminar por las praderas sin ningún rumbo. Feliz de haber vuelto a su camino.
 TRADUCCIÓN
El Búho quería descansar tranquilamente mientras nadie estaba mirando.
Un día que estaba sentado en una valla se sorprendió cuando repentinamente
una Canguro pasó por su lado.
Esto puede que ahora no resulte extraño,
pero cuando el Búho escuchó a la Canguro
susurrar canturreando a nadie en particular
"La Liebre ha perdido sus gafas", entonces empezó a especular.
En ese momento aparece la luna detrás de una nube
y ahí, tumbada en la hierba estaba la Liebre.
En el riachuelo que corría junto a la hierba - un Tritón.
Y sentada a horcajadas en la rama de un arbusto - una Abeja.

Ostensiblemente inmóvil, la Liebre tiritaba con excitación,
porque sin sus gafas estaba completamente desvalida.
¿Dónde estaban sus gafas? ¿Se las había robado alguien?
¿Las había perdido? ¿Qué había hecho?
La Abeja quería ayudar, y pensando que tenía la respuesta empezó:
"Probablemente te las has comido pensando que eran una zanahoria".
"¡No!" interrumpió el Búho, que era sabio.
"Tengo buena vista, percepción y perspicacia.
¿Cómo una Liebre inteligente puede cometer un error tan tonto?".
Durante todo este tiempo el Búho había estado sentado en la valla ¡enfadado!
La Canguro saltaba furiosa con toda esta cháchara.
Se veía a sí misma bastante superior en inteligencia a los demás.
Era su propia líder, su gurú. Tenía la respuesta:
"Liebre, tienes que ir en busca del oculista".
Pero entonces se dio cuenta que la Liebre estaba
completamente desamparada sin sus gafas.
Por lo tanto, la Canguro proclamó con arrogancia:
"¡No puedo mandar a la Liebre en busca de nada!".
"¡Tu puedes, gurú, tu puedes!", gritó el Tritón.
"Puedes mandarle con el Búho".
Pero el Búho se había ido a dormir.
El Tritón sabía demasiado para detenerse ante un problema tan pequeño -
"Puedes llevarla en tu bolsa".  

Pero ¡ay! La Liebre era demasiado grande para meterla en la bolsa de la Canguro.
En todo éste tiempo a la Liebre le había quedado
claro que los demás no sabían nada de sus gafas.
Y a pesar de todas sus tentadoras ideas, la Liebre pasó de ellas.
Las gafas perdidas eran su problema.
Y después de todo, la Liebre tenía otras de repuesto.
Un par.
 

Gracias a Laura de "Literatia"