Joya de coleccionismo: La mejor actuación de James Brown


En octubre, los Stones cerraron una película, The T.A.M.I. Show, que se grabó con el sistema puntero Electrosonovision,  en el Auditorio Cívico de Santa Mónica. James asumió que aquellos principiantes eran la gran atracción. Departió con Mick Jagger en el camerino común para todos los invitados. Y se preparó para dar una clase de showmanship que aquellos chiquillos no olvidarían.
James Brown se vengó dando un espectáculo mortal de necesidad. Cuenta en su autobiografía: “entramos un poco nerviosos ya que creíamos que ese público no nos conocía pero empezamos y saltaron de sus asientos- Hicimos un montón de canciones sin parar, como siempre. Creo que nunca he bailado tan intensamente en mi vida y no creo que hubieran visto a un hombre moviéndose tan rápido.” Hubo fiereza vocal, precisión instrumental, una coreografía imparable, un teatro que ya conocían los públicos negros: James Brown parece extenuado, un ayudante se apresura a acompañarle…pero no, todavía puede dar más. Durante casi cincuenta años, hasta su publicación en 2010, esos 18 minutos diabólicos han sido el Santo Grial, el material más pirateado por músicos y aficionados.

- Otro genial apunte de Diego A. Manrique, que colgó hoy un video que ya lo han desconectado.