El documental que cabreó a Sting


Que Sting y Stewart Copelang no se llevaron nunca bien es de todos conocido, pero que Copelang diera a conocer en un documental las intimidades del grupo fue lo que colmó el vaso, a pesar de lo cual salieron de gira de nuevo después del despropósito.
"Everyone Stares" es de lo mejor que he visto para contar la historia de un grupo que llegó a la cima del éxito. Stewart compró en 1978 una cámara de 8 milímetros y desde entonces grabó de todo, incluso se le ve en un famoso videoclip de Police con la cámara en mano y llegó a ponersela detrás de la batería y a hablarle en medio de una actuación. Se ve a Sting morreando con una menor, enfadado casi todo el rato y portando maletas en su primera gira por USA cuando no los conocía ni el Tato. Es un documento único propio de un joven de 24 años como tenía Copelang cuando empezó a filmar. Llegó a reunir 50 horas en super8 con fans por todas partes y la perspectiva de un batería. Se escuchan 7 temas de Police inéditos y otros grabados en directo que solo pueden escucharse en este film. Es de 2006, pero ahora se vende a unos 5 euros, un chollo en DTS sound. Final Cut Pro fue empleado para limpiar las viejas cintas de vinilo 8 mm. Lobotomizó los masters de temas clásicos de Police que sirven de banda sonora para que fueran casi irreconocibles. Es distinto a todo porque está narrado en primera persona. Si lo ves te conviertes en un miembro mas del grupo y tu nombre será Stewart. Entre las curiosidades la fiesta en la que todos debían llevar el pelo teñiso de rubio, escenas de la grabación del Zenyatta, uno de los discos mejor grabados de la historia, así como otras en la isla de Montserrat y sus primerísimos inicios, de los que ni Youtube tiene ni idea.