Brian Jones, el Stone que quería ser Beatle


ROLLING STONES GATHER MOSS




En este video se observa perfectamente cómo era un concierto de The Beatles en 1964. Eran la antítesis de los pulcros Beatles, cuya imagen era más aburrida y apegada al negocio que la que desprendían el estilo de Brian Jones con su melena rubia, el contoneo de Mick Jagger o la chulería de Keith Richards. A Brian le iba el rollo sado, nadie confiaba en él por su complicado carácter. Llegó a plantearse entrar en los Beatles al ser relegado por Mick y Keith en la composición de los temas, ya que a él sólo le interesaban las versiones de viejos blues como "Little Red Rooster". Al final fue expulsado del grupo y días después ahogado en su piscina en misteriosas circunstancias. El manager del grupo, Tom Keylock, recomendó a Brian que contratara al albañil Frank Thorogood para unos trabajos en su mansión campestre: Cochford Farm, en Sussex, donde se había recluído desde junio de 1969. Allí vivía con Anna Wohlin, ya que Keith Richards le había afanado a su novia, Anita Palenberg. Se dice que Frank fue quién ahogó a Brian en la piscina, un magnífico nadador por cierto según recuerda Wohlin, quién asegura que algo pasó entre ambos en el agua. Tres días más tarde los Rolling tocaron en Hyde Park. Mick soltó mariposas que murieron del sofocante calor al instante y leyó el poema "Adonis" que nadie pudo escuchar. Fue triste la muerte de Brian y más triste el homenaje de sus compañeros, en parte culpables de lo ocurrido. En 1994 el albañil confesó que lo había matado.