Louis, de repartir carbón a meretrices a genio

  Nació en el barrio más peligroso de New Orleans. Su padre abandonó la familia y su madre ocasionalmente tuvo que prostituirse. A los 7 años se ganaba la vida repartiendo carbón a las prostitutas y hacía sonar un cornetín para avisar que había llegado con su carretilla. Solía detenerse mas de la cuenta en un prostíbulo próximo al mejor club de jazz, donde comenzó sus pinitos. El resto es historia. Primero fue al norte lejos de la pobreza, a la gran Chicago, y más tarde, llamado por Fletcher, a New York, donde en 1924 tocó con los mejores músicos y cantantes. De pocos años después pertenece este maravilloso vídeo grabado en Copenhaguen (1932), ya que antes no existen grabaciones. Los que aplauden son blancos y Louis emplea muy pocas notas, pero lo hace con tal maestría que solo un genio pudo hacer que los ángeles lloraran, como un crítico recordaría.
  Por cierto, acabo de terminar de ver la Temporada 1 de "Homeland", la mejor serie televisiva que he visto en muchísimo tiempo. Sobre la guerra de Afganistán y  las agencias de espionaje norteamericanas. La protagonista, agente especial de la CIA, es una fanática del jazz, y al comienzo de la serie puede verse esta escena del genial Armstrong y su "Tiger Rag".