¿Necesitamos cosas raras para escuchar música?

Pues pienso sinceramente que no debido a que el oido humano, si habéis ido a la prueba sicotécnica de conducción, apenas escucha gran cosa. Los CD están a 16 bit, pero ahora está de moda lo que se denomina sonido HD a 24-bit con formatos como el FLAC que no pueden escucharse en un lector de CD corriente y que al parecer suenan igual que los master originales. Hay formatos como el DVD-Audio que yo tengo y nunca he puesto porque me da pereza escuchar música en el aparato de video, como también tengo grabaciones en DTS que suenan mil veces mejor que los discos originales, pero repito lo de la pereza. Incluso el "Wish You Were Here" que acaba de salir al mercado lo tengo en formato DVD con imágenes mientras suena la música y formato Dolby 5.1, pero repito de nuevo el engorro. No hay como escuchar la música en tu coche.
  Si no lo sabéis os lo digo yo: El oido humano no puede escuchar por encima de los 20Khz, pero estos nuevos formatos están a 44 Khz. En música clásica hay un término llamado "oido perfecto" que se refiere a aquel músico capacitado para, por ejemplo, afinar un piano, es decir, un superhombre. Ni ese tipo podría alcanzar los rangos dinámicos de frecuencia de la Alta Definición Musical. Si bien, ¿porqué no tener la mejor versión posible de la música que voy a poner en mi equipo hi-fi?. Este es el argumento de los frikis con IPhone, que compran ITunes, cascos de 200 euros y cables de oro para escuchar Lady Gaga o Fito y los Fitipaldis. Todas las películas se venden en sonido a 24-bit que consiste fundamentalmente en ruido, y es el ruido extra que se requiere para rellenar tanto espacio, que no es espacio válido o de calidad. Los extra bits, según los cínicos "hig-def", tienen argumentos complejos y algoritmos matemáticos que sirven a un propósito inconfesable: Rellenar el ego del consumidor. La regla básica para los CD se basaba en el teorema de muestreo de Nyquist (también conocido como teorema de muestreo de Whittaker-Nyquist-Kotelnikov-Shannon). Para un disco compacto de audio la frecuencia máxima que hay que registrar será de entre 20 kHz y 22,05 kHz. Es decir, los 33 kHz del DVD-Audio están casi una octava por encima del máximo audible y, por tanto, una ventaja sobre el CD-Audio de dudosa utilidad práctica. Lo que nadie dice es la auténtica justificación: el empleo de técnicas de protección de copia, algo de extraordinario interés para las compañías discográficas y, probablemente, la auténtica justificación industrial y comercial de estos productos junto con el evidente beneficio resultante de la sustitución de todos los equipos reproductores y grabadores del mundo. Se han publicado trabajos experimentales rigurosos que concluyen que no existen diferencias audibles entre los formatos denominados de alta resolución y el tradicional soporte de audio digital CD-Audio (PCM 16 bits;44100 muestras/s).


Burning Man: Rites Of Passage - Day from Ahmed on Vimeo.