El final del MP3

Se creó en los inicios de internet en que la velocidad de descarga era menor (56kbps) y hoy en día ese motivo no sirve. Ahora comienzan a ofrecerse en internet formatos sin compresión a 24-bit de sonido, superiores incluso a los de un disco compacto, de 44,1 kHz y 16-bit. A ello se suma el interés de los directivos de las discográficas para que compremos de nuevo los discos que ya tenemos. Hay incluso grabaciones en el mercado de sonido en formato DVD o en SACD. Las posibilidades son infinitas ahora mismo en que ha salido un nuevo formato de disco M-disc que tiene mil años de durabilidad, que no se estropea ni metiéndolo en agua hirviendo, a 3 euros la unidad. Apple ha difundido su propio formato comprimido y ha triunfado, pero me pregunto hasta cuando en un mundo tan cambiante, en el que este año se han vendido mas vinilos que nunca, por cierto, Radiohead triunfando en este tipo de formato, el grupo que destrozó el negocio regalando un disco en internet.