Las últimas 24 horas de Janis





Las circunstancias de la muerte de la cantante fueron confusas, y aún hoy en día despierta diversas hipótesis sobre el hecho.

El sábado 3 de octubre de 1970, Joplin visitó el estudio de grabación Sunset Sound Recorders en Los Angeles, para escuchar la parte instrumental de "Buried Alive in the Blues", antes de grabar su pista vocal programada para el día siguiente. En algún momento de ese mismo día, le comunicaron por teléfono que su prometido Seth Morgan estaba en su casa y que estaba jugando con su mesa de billar junto con otras mujeres que conoció ese sábado. En el estudio se escuchó expresar su enojo ante esa noticia, y por no cumplir Morgan con su promesa de visitarla la noche anterior. A pesar de ello, manifestó alegría por el progreso de la grabación.

En la noche, ella y el miembro de la banda Ken Pearson salieron del estudio hacia el bar Barney's Beanery. Después de la medianoche, Joplin los llevó a él y a un fan a sus casas y luego se retiró a su habitación en el Landmark Motor Hotel.

Al día siguiente, el domingo 4 por la tarde, Joplin no apareció en el estudio según lo convenido, por lo que el productor Phil Rothchil comenzó a preocuparse. El adminsitrador y representante de la banda Full Tilt Boogie, John Cooke, decidió visitarla y encontró su auto psicodélico Porsche 356 C descapotable en el parqueo. Al entrar a la habitación, la encontraron muerta y tirada en el suelo, a un lado de su cama, La causa oficial de su muerte fue una sobredosis de heroína, probablemente bajo los efectos del alcohol. Cooke cree que Joplin accidentalmente recibió heroína de una clase más potente que la normal, debido a la sobredosis de otros adictos en esa semana.

El episodio habría ocurrido alrededor de la 1:45 a.m. del día 4 de octubre. Se dice que esto le habría sucedido en otras ocasiones, pero esta vez, no hubo nadie que la ayudara. Algunas circunstancias que rodearon su muerte nunca se explicaron, como la pureza extrema que tenía la droga que la mató y que las jeringas que usó, no se encontraron, especulando que podría haber una persona involucrada. Por lo mismo, los medios de comunicación le dieron un carácter misterioso a la noticia.

Su amiga y amante Peggy Caserta admitió que, al igual que Seth Morgan, también había prometido visitar a Joplin en la histórica noche del viernes 2 de octubre, pero se había ido de fiesta con otros usuarios de drogas que estaban alojados en otro hotel de Los Angeles. De acuerdo con su libro Going Down With Janis, Caserta escuchó del distribuidor que les vendió la heroína a ella y Joplin el sábado, que la artista le expresó su tristeza por dos amigos que la habían abandonado la noche anterior.

La canción "Buried Alive in the Blues" quedó inconclusa con la trágica muerte de la cantante, aunque fue finalmente incluida como un tema instrumental en Pearl, a manera de un homenaje póstumo.

Joplin fue incinerada en la funeraria Pierce Brothers Westwood Village en Los Ángeles. De allí sus cenizas fueron esparcidas desde un avión en el Océano Pacífico a lo largo de Stinson Beach. El único servicio fúnebre tuvo un carácter privado, ya que sólo asistieron los padres de Joplin y su tía materna.6

Como testamento, Joplin donó $ 2500 para realizar una fiesta en su honor en caso de su desaparición. Alrededor de 200 personas recibieron invitaciones para la fiesta que decía: "Las bebidas son por Pearl", una referencia al apodo de la cantante.7 El evento, que tuvo lugar el 26 de octubre de 1970, fue en Lion's Share, localizado en San Anselmo, California contó con la presencia de su hermana Laura y amigos cercanos de Joplin, que incluyó a la artista del tatuaje Lyle Tuttle, el prometido de Joplin, Seth Morgan, Bob Gordon, y su manager de gira John Cooke. Se repartieron brownies mezclados con hachís entre los asistentes.8

En este caso, la muerte de Janis Joplin a la edad de veintisiete años ha causado para ser incluido en el llamado Club de los 27.