La canción que convirtió en obsoletas a las cantantes


En 1998 la cantante con cien mil operaciones de cirugía estética CHER quería introducirse en el mundo disco juvenil y para ello el productor Mark Taylor convirtió el tema "Believe" en una canción de baile gracias a tonos robóticos y al programa AutoTune. Se convirtió en uno de los mayores éxitos comerciales de la cantante y de aquel año, vendiendo 10 millones de copias y ganando el Grammy en el año 2000 por la mejor grabación de baile. AutoTune es hoy en día parte de la cultura pop, sino que se lo digan a Katy Perry, Kanye West o Rebecca Black, que no existirían sin esta modificación de la voz.