La canción con la que Radiohead lo cambió todo


En 2007 las descargas ilegales de música revolucionaron la industria discográfica y Radiohead decidió cortar con la compañía y con los intermediarios, dejando a sus consumidores bajarse su séptimo disco "In Rainbows", incluyendo el single que véis aquí, preguntándoles a los fans que pagaran lo que quisieran. Un tercio no pagaron nada, y muchos dejaron 8 dólares. En un año vendieron 3 millones de copias, lo que fue una enorme cantidad de dinero, porque no había ningún intermediario, ya que se bajaba desde la página del grupo. En los años que siguieron otros grupos decidieron hacer lo mismo, y el poder de las discográfias se fue al traste desde entonces, siendo el grupo más odiado por el sector.