Rock terrorista alemán


Recuerdo cuando Bibiano cantaba aquello de "Váille caer a dentadura ao can", cuyo doble sentido además de que le iba a caer la dentadura al perro de "palleiro", era que caería la Dictadura franquista. Entonces había que tenerlos bien puestos para atreverse a criticar al Dictador, pero ahora voy a contar otra historia. Treinta años después de que Hitler se suicidase todavía había nazis por doquier, especialmente en Münich, donde eran maestros, médicos, policías y mandaban el cotarro. Paradógicamente nadie hablaba de Hitler ni de los nazis o judíos, y si preguntabas, contestaban que ellos no sabían nada de eso. Diversos focos revolucionarios surgieron contra esta situación con la comuna de izquierdas Baaden-Meinhof integrada por Andreas Baader, Gudrun Ensslin y Ubrique Meinhof, y el grupo de rock ácido y apocalíptico AMON DÜUL, cuyos integrantes >John Winzierl y Renate Khaup todavía hoy recuerda aquellos días en compañía de los directores de cine Wim Wenders y Reiner Werner Fassbinder. Sus amigos terroristas decidieron hacer algo drástico y quemaron un almacén, pero los atraparon y fueron a la cárcel. De aquella época era también Werner Herzog, cuyo amigo de la infancia Florian Frickle, había montado el grupo Popol Vuh.
  En Berlín, en cambio, había otro movimiento más vanguardiasta en torno al Zodiak Free Arts Lab, fundado `por Hans-Jaechin Roedelius, donde se encontraban los futuros miembros de Tangerime Dream, con Klaus Schulze y Edgar Froese, y que era como la Factory de Nueva York. Kraftwerk también surgirían en esta gran ciudad dando origen a la música electrónica, algo totalmente desconocido para la pop británico que entonces despuntaba y que luego al imitarlos daría origen a lo que hoy es la música de baile en todo el mundo.
  Por cierto, en España treinta años después de la muerte de FF todavía habría franquistas por doquier. Incluso cerrado el diario "Alcázar" y tras el 23-F, sino miren el partido que quiere montar el asturiano Cascos a nivel nacional para el 20-N, otra fecha considerada histórica por los fachas.
 Y aunque no venga a cuento incluyo aquí el inicio de la película "A Degree of Murder", grabada en Munich, del director Valker Schlendorff, con Anita Pallenberg

La razón no es otra que el ego de Jimy Page le ha hecho crear su propia página en internet en la que cuenta lo que le parece y, entre otras cosas, afirma que él ha compuesto la banda sonora de esta película, que yo creía que era de Brian Jones. Será al alimón posiblemente. Las fotografías que incluye Page son una porra y cualquier blog de fans del grupo está mejor que la castaña de página que se marca el multimillonario guitarrista, único miembro vivo de Led Zeppelin que no pega ni chapa, porque Jones y Plant no paran la pata. Tras sacar un libro carísimo sobre su vida, Page habrá visto que eran muchos los que hablaban de él sin tener ni idea, por lo que Page se ha decidido por contar su propia historia, lo cual considero lo mas apropiado. Ánimo, porque requiere mucho curro, y debe ser que está muy aburrido a sus 60 y tantos. No pierde ni una fiesta a la que lo invitan, ni un acto homenaje.