¿Qué ocurre para que se derrumben los escenarios de conciertos?


El 14 de agosto pasado fallecieron 5 personas y unas cuarenta resultaron heridas al caer un escenario durante un concierto de country en Indiana debido al efecto del fuerte viento reinante. Sugarland era el grupo que tendría que actuar. 7.000 fans del grupo observaron horrorizados lo que ocurría.
Cuatro días más tarde en un festival pop belga ocurría algo parecido. Pukkelpop era el nombre del evento.
5 muertos y 140 heridos fue el resultado de aquella tormenta en Hassell. Eminen y Foo Fighters tenían que tocar y la gente no salía del recinto cerrado donde las lámparas no dejaban de moverse. Podeis ver como se refugian en los camiones los miembros de los grupos y los que están en el backstage, sorprendidos porque nadie salía del recinto.
El 17 de julio Cheap Trick decidió suspender un concierto en el Cisco Otawa Bluesfest por el viento, y eso posiblemente salvó muchas vidas. El 7 de agosto Flaming Lips iban a tocar en la Brady Block Party de Tulsa (Oklahoma) cuando el viento tiró una pantalla de video que casi mata al bajista.
Bill Gorlin, una de las personas que mas sabe de escenarios porque se los ha montado a Rolling Stones, U2 o Roger Waters avisaba que las estructuras que él veía en los conciertos no eran capaces de aguantar un viento de más de 90 kilómetros a la hora. Pero como no existen estándars de seguridad en casos de inclemencias meteorológicas, quienes construyen estas instalaciones pasan totalmente de todo. Yo de vosotros, cuando tengáis que ir a un concierto, pensároslo muy mucho si hace fuerte viento, tal y como están las cosas.