¿Os acordáis de las tiendas de discos?



Donde vivo había varias tiendas, pero ahora solo quedan el FNAC, El Corte Inglés y una de un amigo, Paco, que para sobrevivir se ha dedicado a vender camisetas e incluso vinilos de segunda mano, aunque parezca sorprendente, porque las descargas han destruido el negocio musical. Recuerdo cuando en mi ciudad natal acudían los músico a "Ocarina" para hablar de sus proyectos, como algunos miembros de Siniestro Total, de Os Resentidos o Seven Up. El dueño tocaba la flauta travesera y llegó a tocar los bongós en este último grupo, con Alberto Comesaña de cantante, con quién compartí batallas trabajando en un pub como pincha. Añoro aquellos tiempos en los que esas tiendas era un centro social en el que intercambiabas opiniones sobre este o aquel grupo, donde escuchabas el disco antes de adquirirlo, y el vendedor te recomendaba un álbum de un grupo que tú desconocías por completo.
En Estados Unidos todavía hoy en día existen este tipo de tiendas, que para sobrevivir tienen que ofrecer un gran volumen de discos de todos los géneros imaginables, con dos plantas y con conciertos en directo, como esta que os traigo hoy de Kentucky, donde llegaron a tocar Foo Fighters. Ear X-Tacy es el nombre de la tienda y John Timmons el dueño. El nombre viene de su afición al grupo británico XTC.
Por cierto, se me olvidaba la tienda "Tráfico" de Floro, con una trastienda repleta de vinilos curiosos, donde adquirí el "Slowhand" de Eric Clapton en edifición brasileña por 6 leuros.