El rock palurdo le dio una lección a los flemáticos sajones



La prensa británica, encantada con etiquetar, se le ocurrió llamar "krautrock" (rock palurdo) a algo que nada tenía que ver con el rock y mucho menos con el paletismo. Fue tan innovador que todavía hoy influye en la música, como cuando Chris Martin mandó una carta a Kraftwerk en alemán de colegial suplicando por poder usar "Computer world" para el tema "Talk" del disco "X&Y" (2005). Pero remontémonos a 1977 y hablemos del que se jubila (Bowie). Aquel año llamó a su disco grabado en Berlín "Héroes", sin decir que lo había calcado de otro del grupo "Neu!". El equipo de Bowie, ansioso por grabar con Brian Eno cuanto antes, le dijo al alemán que mejor que no fuera a Berlín. Lo cierto es que Bowie estaba deseoso de obtener un éxito tra varios años sin ningún hit tras Ziggy Stardust.
Curiosamente en el verano de 1976 Brian Eno (ex Roxy Music) viajó a Frost (Sajonia) para encontrarse con los miembros de Harmonia durante 11 días. Se llevó dos cintas y grabó aquella música que le inspiraría en el resto de su carrera. Ellos nunca supieron que fue de aquellas grabaciones hasta hace no mucho que aparecieron en internet como casi todo hoy en día. En fin, que de palurdo no tiene nada. Lo paradógico es que ni los jóvenes alemanes hacen caso a esta versión e incluso califican el género como krautrock como si fuera algo definitorio, como si el rock francés se llamase Maricarock, o el español  Torerorock, aunque el del tractor amarillo ese sí que puede llamarse krautrock.