Uriah Heep, el grupo que no encajaba


Fue un grupo desafortunado que no encajó ni en el heavy metal, ni en el prog-rock, por lo que no encontró su hueco de éxito. Demasiado melódico para el rock duro y excesivamente potente para el rock sinfónico.
  El bajista del grupo Gary Thain vivió su etapa estelar de 1971 a 1974, año en el que estuvo a punto de morir al recibir una potente descarga eléctrica en una actuación en Dallas. Acusó al resto del grupo de querer actuar en malas condiciones meteorológicas, por lo que fue despedido. El 15 de septiembre de aquel año fue encontrado en la bañera de su casa víctima de una sobredosis. Curiosamente ocho días después moriría el batería de Average White Band Robbie McIntosch de una brutal mezcla de cocaína y heroína.
  David Byron, fundador del grupo, comenzó a buscar la fortuna como solista en 1976 ante el declive de la banda. Compañeros suyos tan veteranos como él disfrutaron de elogios del público en los 80, con el auge del heavy, mientras a David lo ignoraban. El 28 de febrero de 1985 y con 38 años sufró un colapso en Maidenhead. Un año mas tarde moriría también Phil Lynott, líder y bajista de Thin Lizzy, otra banda que comenzó a vender fuera de Irlanda con la muerte de su lider. Su disco en directo está considerado como el mejor de la historia del rock. Gary Moore fue su guitarrista, fallecido hace unos meses en un hotel andaluz por un problema cardíaco. Muchos son los músicos que han pasado a mejor vida sin pena ni gloria y que detrás han dejado una carrera de la que no han disfrutado plenamente a pesar de haber realizado grandes trabajos, mas meritorios que la de sus coetáneos.