El que descubrió la crisis mundial

El jefe de economistas del FMI, Raghyram Rajan, descubrió en setiembre de 2005 la crisis mundial en una conferencia ante los autores de tal crisis. Era Jackson Hole y los banqueros se quedaron estupefactos cuando este funcionario hindú leyó su conferencia titulada "Has Financial Development Made The World Riskier?". Auguraba un "catastrophic meltdown". Nadie le hizo caso, ni siquiera su propio organismo. Le tacharon de retrógado. La revista "Fortune" sacó el 29 de octubre de 2007 otro artículo revelador. El periodista Allan Sloan se atrevió a publicar un artículo poniendo el dedo en las subprime y, en concreto, acusaba,. entre otros a un tal Paulson, recién fichado por George Bush tras dejar sus billonarios negocios lucrativos de "bursatilización". Si tradicionalmente los prestamistas de dinero para los adquisidores de vivienda esperaban unos años para recuperar sus beneficios, los negocios financieros descubrieron que introduciendo en la cadena a la "Investment Banks" y a "Investors", así como a las "Raking Agencies", tenían en juego un producto denominado "CDO" (Collateralized Debt Obligation), es decir, obligaciones de dueda colateralizadas, que convertían las clásicas hipotecas en productos bursátiles. Altos cargos del gobierno llegaron a ganar cientos de millones de euros manteniendo esta gran mentira activa. "Si son muy grandes les tendrán que rescatar", era la teoría de los banqueros. ¿Os suena ésto?. Los funcionarios que se encargaban de regular la situación fueron contratados por estas compañías con suculentos sueldos. Hasta que el 15 de septiembre de 2008 llegó la quiebra de Lehman Brothers y de Merril Lynch, estos personajes tenían jets privados, grandes yates, mansiones, prostitutas por doquier y a diario, cocaína a toneladas...Dicen que todo empezó cuando Ronald Reagen contrató en 1981 a Donald Regan, un tiburón financiero que desreguló el mercado. El economista Alan Greenspan fue el ingeniero de toda esta gran trama. Elogiaba a los capullos que, a cambio, le pagaban cifras de cuatro ceros. Jefe del Banco Central con Clinton y Bush, sus artimañas llegaron incluso a la conferencia que antes os mencionaba del FMI en la que ninguneó al pobre indio que intentó avisar al mundo de lo que iba a pasar. Meses antes otros intentaron hacer lo propio en sus propias empresas y se encontraron no solo en el paro, sino perseguidos por esta gran mafia que todavía hoy en día continúa a sus anchas, dirigiendo toda su ira hacia la Unión Europea con la intención de derribar el Euro cuanto antes.