Unos con el i-pop y otros con 6.000 cartuchos de 8 temas


No necesita palabras, solo que activéis la "cc" que son los subtítulos para que flipéis con este payo sin novia, solterón, de unos 50 y muchos, que tiene una colección de 8.000 de aquellas viejas cintas en las que solo cabían 8 temas. Estuvieron de moda en España para los coches tuneados. Era la novedad a principios de los 70 por la comodidad que suponía incrustar un cartucho que podía volver a sonar sin fin, y que era más cómodo que los cassettes. En Estados Unidos hay gente pa tó. Flipo en colores entre rosaceos y verberiscos, como diría mi amigo Chemari. Víéndolo me dan ganas de reir y de llorar a la vez, y viéndolo me dan ganas de no escuchar música que no sea de 2011. Patétic, como patético puede resultar mi colección de vinilos y en el 2050 la colección de mp3 que tienes en tu viejo PC de 1 giga de RAM.