Gerald Durrell, el maravilloso naturalista

En 1988 Gerald Durrell dejó una "cápsula del tiempo" en el zoo de Jersey que decía:
"Ojala que en el futuro haya luciérnagas de noche para guiarte y mariposas en los bosques para saludarle. Espero que al alba sigan estando las orquestas de pájaros y que el sonido de las alas y la opalescencia de su colorido os deslumbre. Espero que continúe la cantidad tan extraordinaria de variedades de criaturas que comparten el planeta Tierra y que enriquezcan vuestras vidas como lo hicieron con la mía. Espero que estéis agradecidos de haber nadico en un mundo tan mágico".