¿Por quién suenan las campanas?

El manager de AC/DC, Peter Mensch, llamó por teléfono al grupo para comunicar que se encontraba en el hospital de King´s College identificando el cuerpo de un hombre de 33 años que había sido encontrado dentro de un coche y que se había ahogado por su propio vómito tras ingerir cantidades enormes de alcohol. Tres meses antes habían tocado por Estados Unidos como teloneros de Cheap Trick y Ted Nugent. Ahora en un frío y nebuloso sur de Londres eran una sombra de lo que fueron. "Estabamos tan deprimidos que caminabamos en silencio porque no había nada", confesó Malcolm Young. Justo un año antes, en 1979, editaron su primer disco sin sus productores de toda la vida, Harry Vanda y George Young, el hermano mas viejo de Angus y Malcolm. Cuando llegó la primavera viajaron a Miami para grabar "Highway to hell" con Eddie Kramer, un reputado productor que ha trabajado con Jimi Hendrix y Led Zeppelin. Tras tres semanas los nervios de Eddie despuntaron y mirando a Bon Scott dijo al resto del grupo: "¿Puede este tipo cantar?". Frustrados por aquello volaron al Reino Unido y contrataron un nuevo productor, Robert John "Mutt" Lange, prácticamente desconocido salvo por sus trabajos con Boomtown Rats, The Motors y Graham Parker.
  Roundhouse Studios al Norte de Londres fue el lugar escogido para la grabación. Tres meses tardaron en pulir el sonido y el disco salió en verano tras lo que harían una intensa gira por Europa junto con Def Leppard, Judast Priest y Diamond Head. Viajaron a Estados Unidos mas tarde y volverían al Reino Unido para ser los teloneros de su banda favorita, los Who, con un gran concierto el 18 de agosto en el estadio de Wembley. La gira terminó con seis conciertos en el viejo Hammersmith Odeon (hoy Apollo) en las navidades de 1979, a los que siguieron conciertos en Newcastle y Southampton en enero. El éxito del disco fue fulminante. En febrero Angus y Malcolm se encerraron en el estudio E-Zee Hire para comenzar a grabar temas de su próximo disco. Entonces Bon entró al estudio y les preguntó: "¿Necesitáis un batería, colegas?".
   Hay que recordar que Bon tocó la batería de jovencito en bandas australianas. "Have a Drink on Me" fue el título de la canción que salió de aquella broma. Luego grabarían "Let Me Put My Love Into You".

Al final de la grabación Bon sugirió repetir la experiencia la semana siguiente para que le diera tiempo a escribir las letras de esas canciones. Dijo adiós y abandonó el estudio de grabación. Unos días mas tarde, el miércoles, 20 de febrero de 1980, la terrible noticia llegó a Angus, Malcolm y el resto del equipo. Su cantante y lider había muerto. El entierro fue el 1 de marzo en Fremantle (Australia). Los padres de Bon, Charles e Isa, pidieron al grupo que siguiera adelante. Numerosos candidatos se presentaron semanas mas tarde al casting: Stevie Wright de los Easybeats, Steve Burton de Starfighters y Terry Wilson-Slesser de los Back Street Crawler, la banda de Paul Kossoff (Free). Marc Storace, de la banda suiza Krokus también asistió a las pruebas, pero sería finalmente Brian Johnson del noroeste de Inglaterra, County Durham, proveniente del grupo Geordie, el que llevaría el gato al agua. Por lo visto era amigo de Bon de cuando éste cantaba con un grupo llamado Fraternity y teloneaban a Geordie. El 29 de marzo de 1980 sería su estreno oficial en el grupo con una audición histórica. En abril viajarían a Nassau (Bahamas) para grabar "Back in black" en los estudios Compass Point. Llegaron durante una fuerte tormenta que duraría tres días seguidos y que privaría de luz eléctrica a la isla durante ese tiempo. Las inclemencias climatológicas serían la fuente de inspiración del comienzo del disco "Hells Bells": "I´m coming rolling thunder, the pouring rain/I´m coming like a hurricane". Uno de los títulos del disco: "Rock and roll ain´t noise pollution" era una frase que Bon usaba como argumento contra su casero. En el lugar donde dormía el grupo tras grabar en los estudios de Nassau se les pedía que se encerraran y no abrieran bajo ningún concepto a desconocidos porque había ladrones sanguinarios. Mas tarde leerían que un turista fue asesinado a machetazos cerca de la playa, lo que dio mayor tensión al proceso de grabación de aquel disco. El 21 de julio salió el disco a la venta, una grabación que vendería 20 millones de copias solo en EEUU, algo solo superado por los grandes éxitos de los Eagles, Thriller, The Wall, Led Zeppelin IV y los grandes éxitos de Billy Joel. En el mundo serían 41 millones de copias. AC/DC supo superar una gran tragedia con un gran trabajo. Recuerdo que el fisioterapeuta de Iniesta le dio un video para que lo viera durante el mundial de fútbol en el que aparecían figuras del deporte que habían pasado por un mal trago y, posteriormente, habían emergido con fuerza.