Documental de una miss USA que secuestra mormón para tirárselo


La historia de Miss Wyoming, Joyce McKinney, dio la vuelta a todo el mundo anglosajón, especialmente en los tablolides rosas, de ahí el título de esta peli que triunfó en Sundance.
 El pobre mormón gordo y gafotas era Kirk Anderson, quién en 1977 fue secuestrado por esta loca de los peines, rubia y, a mi juicio, fea. El secuestro fue en un pueblecito llamado Sewell, en el condado de Surrey, es decir, entre paletoides.Allí estaba la Iglesia de Jesucristo de los Ultimos Días.Cuando fue soltado el pobre Kirk se fue a la policía a contar que se lo habían llevado a Devon, donde fue esposado a una cama.No os lo perdáis, hoy tiene 62 años la pájara, va en silla de ruedas y vive en el Norte de Carolina.
 Ante el juez ella alegó que "Kirk left with me willingly!".
Es decir, que la dejó pilingui, o algo así. El 18 de julio de 1979 ambos fueron arrestados en Estados Unidos por el FBI. El mormón pasó un año en la cárcel por mentir. Por cierto, en el Reino Unido no existe el delito de violación de un hombre por parte de una mujer, por lo que ella salió indemne. Daily Mirror y Daily Mail pelearon por obtener la mejor exclusiva en 1977.