Byrne, ese glorioso escocés aneoyorquizado que se mueve en bici


Se trata de una película que recoge la gira de 2008-2009 de David Byrne, que incluía una compleja coreografía de bailarines vestidos de blanco que no parecen bailarines, sino seguidores de un extraño culto, y que pegaban bien con temas clásicos de Talking Heads como "Burning down the house" o "Once in a lifetime". También aparece en la película la conocida afición de Byrne por las bicicletas.