El asturiano que quería ser elfo

Un asturiano llamado Nicolás Cuervo (de Ribadesella) se ha pasado cuatro años en Nueva Zelanda para cumplir su sueño de aparecer como extra en "El Hobbit". En septiembre de 2007 viajó a las antípodas y en marzo pasó mas de 2 horas de cola en la escuela de arte dramático Whakaari de Wellington, donde tenía lugar el ‘casting’ que seleccionaría a los elfos de la película. 4 centímetros le apartaron del sueño de su vida ya que para ser elfo la altura mínima era de 1,83 metros, y él tiene 1,79. Ahora persigue a Peter Jackson para contarle su historia.
Pero podrá ser un hobbit y no un elfo y eso será el 2