Concept Albums

PENTATEUCO DE LA COSMOGONÍA (Dave Greenslade) (1979)
- Se trata de un doble álbum que incluye un libro ilustrado por Patrick Woodroffe, con música de Dave Greenslade. El título significa, aproximadamente, 'los primeros cinco libros (Pentateuco) de la creación (la cosmogonía)'. La historia concierne al descubrimiento de una nave espacial abandonada en la órbita alrededor de Júpiter, y el proyecto para descifrar los ideogramas en el "documento" de Pentateuco que descubrieron allí. Especialmente notable es la escritura ideográfica combinatoria creada por Woodroffe.



NUDE (Camel) (Decca, 1981)

- Cuenta la historia de Hirro Onoda, un soldado japonés aislado en la isla Taga Lubang y al que no han llegado las noticias de que la II Guerra Mundial se había terminado, por lo que continúa varios años pensando que sigue en pie de guerra. Cuando fue descubierto fue tratado como un héroe por sus compatriotas. El album es una pieza elegante con un trabajo guitarrístico impecable de Andy Latimer.



FAIRIE SYMPHONY (Tom Newman) (Decca, 1977)

- Newman trabajó en Gong y con Henry Cow como parte del staff de Virgin Records, y su trabajo fue crucial en el Tubular Bells. Este trabajo es una suite pastoral con estilo muy inglés, es decir, con mucho folk y rollo gaélico. Es un disco instrumental exquisito que es difícil describir. Puede escucharse la flauta de John Field (Jade Warrior). Altamente recomendable.

OLIAS OF SUNHILLOW (Jon Anderson) (Atlantic, 1976)

- El cantante de Yes grabó este disco conceptual que yo creo que ni él mismo entiende. Es la historia de una carrera extraterrestre o de un viaje a un nuevo mundo debido a una catástrofe. Olias, el protagonista, es el arquitecto escogido por Moorglade. Ranyart es el piloto y Qoquaq es el líder que une los cuatro tribus de Sunhillow para tomar parte en el éxodo.
El concepto del álbum fue inspirado por la portada que Roger Dean realizó para el disco de 1972 "Fragile" de Yes, que representa un planeta diminuto que se destruye y una nave planeadora escapa de la destrucción. Anderson también confesó influencias de Tolkien y Vera Stanley Alder.