Número 1 disco futurista durante el verano del punk


Se convirtió el mayor éxito de la música disco en 1977. Giorgio Moroder quería un sonido futurista mediante sintetizadores, aunque renegó de la influencia de los alemanes Kraftwerk (curiosamente el marido de Donna era alemán) ya que él los utilizó desde 1971 con Chicory Tip. Un bajo y una batería electrónicos, un Moog y el baile sensual de Summer hicieron el resto. Pet Shop Boys, New Order y Bronski Beat deben mucho a este tema, así como en la música "trance" repleta de líneas de bajo similares. A bailar se ha dicho.