La Guerra de Crimea


Los primeros videos de este grupo me resultan entre divertidos y fascinantes. Recuerdo su primer trabajo en el que aparecía una especie de película del Oeste de los años 30 con indios sobre bicicletas, y éste de 1983 sobre la Guerra de Crimea entre británicos y rusos, con un ritmo galopante como el de la caballería ligera (Lord Tennyson, 1854). A los british le mola mucho lo de la bandera. Solo hay que ver los partidos de fútbol como cantan al unísono que pone los pelos de punta al rival. Los yanquis también han heredado ese orgullo patrio. Aquí recuerdo hace dos días como un catalán entrevistado en directo en la radio a la pregunta de a que país pertenecía respondió que al catalán, pero, eso sí, se quejaba de que la embajada española no le atendiese como es debido en Libia. A lo que el periodista (Herrera) le respondió que llamara a la embajada catalana o que sintonizase TV3.