Van Morrison


Es mi canción preferida del gran Van, el dublinés rubio con voz de negro que abandonó THEM para afrontar la carrera en solitario con más éxito del rock. Hoy es un semidios en Irlanda y se lo tiene tan creído que en sus conciertos ni se dirige al público, nunca llega a la hora de duración y al parecer es bastante estúpido hasta con su banda de acompañamiento. Su época dorada fue su retiro inicial en Nueva York, pero, especialmente, en Woodstock, donde coincidió con John Martyn y con una pléyade de cantautores que desconozco lo que vivieron allí, pero debió de ser mágico. Creo que fue la experiencia hippy campestre lo que inundó sus neuronas de alegría, naturaleza, amistad y buen rollo.