Otro modernillo que desea vivir del cuento: Joe Crepúsculo


El País lo promociona hoy como lo más y escuchándolo mas bien parece lo menos. Un tipo cuya influencia son los discos de Dire Straits que le ponía su papi, que considera patético Joy Division o que para un videoclip le pide a sus amigas que se desnuden mientras se hace el ñoñas, eso sí que es parepatético. Lo triste es que en la Península y especialmente en Zerolandia abundan este tipo de individuos sacados del WC de ARCO. No es que no sepan tocar, es que no lo necesitan porque es mejor no tener ni pajorela idea. Los programillas progres los dan a conocer porque es la oferta más pueril que ofrecer a las manadas de adolescentes twiteras que demandan este tipo de música de consumo inmediato que te puedas encontrar. No creo ni que saque un disco al mercado. Con ir de gira por los festivales de masas que afloran por todo el país es suficiente. Si hasta en Murcia se gastan 3 millones de euros en uno llamado pomposamente S.O.S., como si hubiera que rescatar a alguien o encontrar la botella que Sting tiró al mar en 1979.