Felix Cavaliere, the piano men


Ray Manzarek en The Doors, Matthew Fisher en Procol Harum, John Lord en Deep Purple, Steve Winwood en diversas formaciones, John Paul Jones en Led Zeppelin y Felix Cavaliere en The Rascals han sido de los mejores organistas de la historia del rock, pero este último era la voz solista de su grupo, lo que tiene mayor mérito si cabe.
Tampoco hay que desdeñar a Al Kooper en Blood, Sweat & Tears. Antes que ellos triunfó en el mundo del jazz Jimmy Smith, fuente de inspiración para muchos. El órgano ha sido un instrumento clave en los 60, especialmente el de la marca Hammond, con un sonido inconfundible. Luego llegarían los sintetizadores y miles de cachibaches que contribuyeron a destruir de un plumazo toda la magia de la música, todo aquel encanto. ¿Qué mérito tiene darle a un botón que suena de las millones de maneras que prefieras, incluso emulando aquel órgano Hammond? Si hasta los de la cabra hacen los mismos ruidos que Depeche Mode si quieren.