El triángulo sagrado: Iggy, Bowie y Reed


Berlín fue la ciudad donde realmente intimaron y se conocieron, dedicando Lou Reed todo un disco a aquella etapa berlinesa de experimentación no solo musica. Fueron grandes amigos y su homosexualidad era a mediados de los 70 todavía un tabú y todavía hoy en día lo sigue siendo, aunque otros rockeros famosos como Mick Jagger también hayan coqueteado con su propio sexo. Al margen de todo ello el resultado de aquellos momentos creativos fue sorprendente y a mi juicio la parte mas ingeniosa y valiosa de estos tres músicos, dos de ellos norteamericanos y uno británico.