Townes, ese tejano desconocido




Townes fue un niño de papá tejano que le gustó ser cantautor, aunque nunca fue famoso hasta que hace unos pocos años murió. Llegó a intentar suicidarse tirándose, sin éxito, por una ventana, tras lo que descubrieron su trastorno de personalidad. Comenzaron a inyectarle insulina, como si de un diabético se tratara, y lo que consiguieron fue un letrista formidable que transportaba al papel sus trastornos.
Ahora resulta que Robert Plant era íntimo amigo de él, y que antes de fallecer le cedió un cassette con un tema inédito que aparece en su reciente trabajo como Band of Joy. Ni los fans de Townes podían creerselo.
"Harm's Swift Way" se convirtió en el último tema de Townes, pero no aparece en ningún disco de Townes.