¿Se ha aprovechado el rock de la clásica?


Esta es la pregunta que se hacen los musicólogos Annette Kreutziger-Herr y Winfried Bönig en su libro "La música clásica: 101 preguntas fundamentales" editado este año por Alianza Editorial y comienzan sugiriendo el disco de David Bowie "Outside", un trabajo que recuerda su época berlinesa, en el que hay mucha experimentación y ambiente. Luego hace referencia a un grupo británico de rock progresivo llamado GENTLE GIANT (Gigante Gentil) y el disco de los alemanes TANGERINE DREAM "Zeit", así como al trabajo de los DOORS, como ejemplos que en ocasiones recuerdan la música Culta.
   También se refiere a QUEEN (Mercury estuvo a punto de ser cantante de ópera antes de formar el grupo), NINA HAGEN,  THE NICE, EKSEPTION y sobre todos EMERSON, LAKE AND PALMER y su disco "Cuadros de una exposición" con el que aún hoy en día en algunos conservatorios introducen a los jóvenes en la música clásica. Al mismo nivel está ALAN PARSONS y su trabajo "The Fall of the House of Usher" del LP "Tales of Mistery and Imagination", donde se inserta una ópera clásica de Debussy.
  De los grupos de hoy en día mencionan ART ZOYD y PRESENT como movimiento "Rock in Opposition".
  El jazz tiene también múltiples ejemplos, pero solo menciona dos: Olivier Messiaen y Bohuslav Martinu (1928) y su jazz suite o "Escalator over the Hill" (1972) de Carla Bley.
  Pero lo mas sorprendente de todo es que el órgano Hammond, la batería y la guitarra eléctrica han hecho entrada en la Clásica. Véase Olga Neuwirth  "Lost Highway" o "Bählamms Fest".

  De todos es conocido el trabajo de Deep Purple con la orquesta sinfónica de Londres, a mi juicio, el peor disco de su Mark I, o el LP también en directo con esta misma orquesta del grupo de rock progresivo CARAVAN, este sí, una obra magistral, ya que el prog desde siempre ha estado íntimamente ligado a la Clásica.

  El libro en cuestión es interesante porque plantea preguntas tan curiosas como si han sido las butacas de platea siempre las mas caras, cuál es la ópera mas corta o si merece la pena ir a un concierto si podemos escucharlo en alta fidelidad en casa. En este sentido, el director de orquesta Sergio Celibidahe prohibió que se grabasen sus conciertos en la filarmónica de Munich, ya que mantenía que la música era algo vivo y no podía conservarse. Tras su muerte, sin embargo, surgieron grabaciones de sus conciertos.


  En general, el rock y el pop se ha servido de muchas melodías clásicas conocidas que se introducen en estribillos.