Plant carece de iPod y habla pestes de Black Sabbath


Duración: 35 minutos
Tras la elogisa introducción que realiza el periodista británico de la
revista musical Q el ex cantante de Led Zeppelin, ahora inmerso en su proyecto BAND OF JOY, contesta: “Up there on the Pantheon there are no iPods. I don’t use an iPod – I have two decks, crossfaded, and sometimes I just DJ for myself.”
El entrevistador continúa con la ironía y le asesta lo de que mucho Lor, pero se rinde a la música americana y tiene poco de Britannia, a lo que le apunta que también tiene brotes hispánicos (Los Lobos) y confiesa que desde niño se siente fascinado por la música de Tennessee, Mississippi.

Lo que no debéis perderos por nada del mundo es en el minuto 9:22 de la entrevista en que Plant se fija en los posters de la pared y le recomienda que vaya a comprar otros, salvando solo el de Hendrix, momento en el que el entrevistador le dice: Pero si está ahí Black Sabbath.
- ¿Cómo?, dice Plant con una cara de alucinado queriendo decir, esa puta mierda es lo que tenéis ahí, de la que solía reirme con Bonzo.

EN INGLÉS DICE:
- “Apart from Jimi Hendrix I had to keep clear of a lot of mainstream popular music, otherwise I’d have been running a nice boutique somewhere in northern England now. You could give up really quickly.”
- “Who? They’ll go a long way and they’ll influence a lot of people in Seattle. Lovely, great, yeah. And what would you do without Bobby Goldsboro as well?."
“Bonzo and I thought we were pretty good and we used to bore the pants off everybody telling them we were. Those guys over there – Sabbath, if you insist – Bonzo used to tell them they weren’t very good.”

Luego compara a los Sabbath con Bobby Goldsboro, el cantante mas hortera del country.

En el minuto 13:30 vuelve a aparecer el tema de Sabbath "if you insist" dice Plant, para recordar, para el que no lo ha oído, que Sabbath son "bullshit".

Mas tarde comenta que tuvo serios problemas en su carrera en solitario, cuando vino el boom del tecno se vio como algo alejado a la corriente principal, pero tampoco quería ser un payaso o un James Taylor.