El Rey de la Carretera: Wim Wenders


"Alicia en las ciudades" (1974) es una de mis películas preferidas. Su director es el alemán Wim Wenders, con quien no comulgo mucho, especialmente desde "París, Texas", donde comenzó a coquetear con el establishment y mas recientemente a tomárselas con Bono y a tomar partido por el Cambio Climático.
Pero con "Alicia", en Blanco y Negro, el espectador viaja en coche por las carreteras de Estados Unidos y de Alemania. En la segunda parte de la película en compañía de una niña de 9 años abandonada por su madre. Un periodista alemán que debe realizar un reportaje de Estados Unidos acaba tras varias semanas el viaje sin escribir gran cosa, pero sacando decenas de Polaroids de un mundo decadente que le absorve. Decide volver a Munich, pero en el aeropuerto se encuentra con una madre y su hija que también desean viajar a Alemania. No pasa gran cosa en toda la película, pero, a mi juicio, logra identificarte con el periodista para intentar llevar a su hija al menos a la casa de su abuela. Cuando no lo logra la lleva a la policía, momento que aparece en este breve esbozo que incluyo, de unos diez minutos, en los que el periodista decide ir a un concierto de Chuck Berry (Wenders es un apasionado del rock). El resto mejor no os lo cuento, pero las películas de carretera como "Easy Ryder" son un género del que soy un profundo enamorado, quizás porque me encanta coger mi coche y perderme por ahí. Os lo recomiendo, es apasionante, no saber a donde vas, ni tener ni idea. Los centroeuropeos lo hacen muchísimo. Cuando viajan a España les encanta ir por las carreteras terciarias, las peores, o las que están en verde en la Guía Michelín, es decir, las que tienen mejores vistas y son mas impresionantes, lo que es lo mismo que estar repletas de baches y curvas.