Poesía del rock español

Este es el argumento de la revista de poesía, arte y pensamiento malagueña "Litoral" que dirige Lorenzo Saval, y que con la colaboración de, entre otros, Kiko Veneno, Santiago Auserón, Sr. Chinarro, Jesús Ordovás, Carlos Tena, Miguel Ríos, Sabino Méndez y Gabriel Sopeña, hace un exhaustivo repaso del rock español en su faceta literaria.
  Soy de los pocos afortunados que poseo "La Poesía del Rock" de Litoral de 1989, que, entre otras rarezas, incluía un poema inédito de Leonard Cohen, una partitura de Thijs Van Leer (Focus), acuarelas y traducciones de canciones con un contenido denso y literario. Lo conservo todavía con mucho cariño y, por lo visto, es la edición mas solicitada de este libro andaluz.
  El editado este 2010 son 360 páginas ilustradas con centenares de fotografías de portadas de discos y que incluye textos inéditos de grandes figuras del rock nacional. Yo lo encontré en el FNAC por 25 euros y creo que merece la pena para recordar que el rock hispano tiene en sus canciones tanto contenido como lo puedan tener los pomposos anglosajones, que todo lo inundan. Si en Estados Unidos tienen a Dylan, aquí tenemos a Sabina. Macaco, claro está, no está entre los elegidos por esta editorial, pero hay múltiples ejemplos contemporáneos, desde Los Planetas a Surfin Bichos, y también ejemplos históricos como Los Brincos, así como un guiño al rock progresivo, manuscritos inéditos de Antonio Vega, a mi juicio el gran letrista nacional y una selección de canciones, entre las que os incluyo una:
"Qué malos son, qué malos son nuestros poetas. Sólo hay que leer las cartas que Guillén mandó a Salinas, o escuchar a Gil de Biedma leído por Carod Rovira para verlo.
Qué malos son nuestros poetas...sólo hay que mirar las fotos. Están en las hemerotecas. Dámaso Alonso en El Pardo y Luis Cernuda en Acapulco. Los que se hicieron ricos, los que murieron pobres, enfermos, en el exilio, Leopoldo y sus dos hijos, todos ellos. Qué malos son, qué malos son...Preguntadle a la viuda de Alberti, si pudiera hablar Zenobia, Si estuviera vivo el bendito padre de Jorge Manrique. Si lo supiésemos todo sobre algunos.
Tanta metáfora y tan poca vergüenza todos ellos. Quevedo el putero y Góngora el lameculos, Garcilaso el usurero y Rosalía la ludópata, el maricón de Lorca y Bécquer, que era un poco mariquita también.
Ferrater el desgraciado, Gimferrer el pervertido, los hermanos Machado, el drogadicto y el maltratador, San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús. Qué malos son".
Autor ASTRUD (Sinnamom Records, Barcelona 2004).