Nosferatu (1922) inspiró a Erice para "El espíritu de la Colmena" (1974)

Blogdecine recordaba hoy que dentro de poco se cumplen 40 años de esta magistral película, sino la mejor, una de la mejores de España, y ésto es lo que afirmaba, con lo que yo comulgo: "Uno de los pocos filmes españoles realmente poéticos, en el sentido real de la palabra, que nada tiene que ver con cantar las odas de un mundo onírico, o con imágenes celestiales de belleza sólo aparente, sino, sobre todo, con la energía de la realidad, de la vida misma, a ras de suelo, que es el verdadero territorio de los grandes poetas".
Aquí tenéis la famosa escena en la que la niña Ana y su hermana Isabel esperan la llegada de un tren. Dicen que Isabel muestran un papel de niña mala, del mal, del lado femenino.

Aquí una experta habla de lo maravillosa que es esta película. El mejor momento de esta película es cuando Ana está viendo la película Frankestein en el momento en el que este supuesto monstruo recibe una flor de una niña. En ese momento la actriz Ana se sorprende, y los expertos aseguran que no es una actuación, que realmente se sorprende y eso lo percibe el espectador. La magia de esta película es impactante, sin necesidad de ningún efecto especial, con algo tan simple como la visión del mundo de una niña. Esta experta ve similitudes en el personaje Fernando (actor Fernando Fernán Gómez), Franco y Frankestein.
Ana quiere identificar el bien con el mal, y ahí está la escena de las setas, pero le desconcierta ver un Frankestein bueno.
Fernán Gómez confiesa en esta entrevista que no entendió el guión, que no sabe que quiere decir el título, y que se trata de Cine Poético, con planos largos y calmos, sobrecogedores, pero sin un sentido argumental. Uno de los escasos ejejemplos de poesía en el ámbito cinematográfico. Influencias aquí del cine japonés de Yasujiro Ozu o Kenji Mizoguchi, y yo diría que Kurosawa.